2022-05-11T23:30:04+02:0011 mayo 2022|
  • El sector financiero asegura que es un buen momento para comprar y que no existe burbuja inmobiliaria
  • ING defiende que la banca está más que preparada para la subida de tipos y que se van a seguir concediendo hipotecas
  • Abanca señala que las subidas de tipos previstas en la Eurozona afectarán a los precios de las hipotecas de tipo fijo
  • CaixaBank prevé un fuerte repunte de la demanda extranjera, aunque apunta a restricciones en la oferta de obra nueva
  • El BBVA pronostica que el Euríbor podría llegar al 1,5% en 2023

El Euribor a doce meses, el indicador que más se usa en España para calcular las hipotecas, ha cerrado el mes de abril en el 0,013%, su primera tasa positiva mensual desde hace seis años. En este contexto, el sector financiero defiende que la previsible subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo tendrá un impacto mínimo en las hipotecas. Esta es una de las principales conclusiones extraídas en el marco del evento  “El impacto de la subida de tipos de interés en las hipotecas”, organizado por Fotocasa.

La mesa redonda ha contado con la participación de Ramon Faura, Director de Banca de Particulares en CaixaBank; Rocío Rodríguez, Coordinadora de Desarrollo de Negocio en Abanca; Cristina de Marcos, responsable de hipotecas de ING; y de Ana Pitarch, Responsable de clientes particulares en BBVA. El evento ha sido moderado por María Matos, Directora de Estudios y Portavoz de Fotocasa.

“La gente con hipotecas fijas no se tiene que preocupar. El impacto en las hipotecas variables es pequeño porque las subidas son pocas y paulatinas. La afectación es baja”, ha explicado Ramon Faura, de CaixaBank. En este sentido, Rocío Rodríguez, de Abanca, ha coincidido: “No hay que tener miedo a la subida de tipos. Lo excepcional era lo que estábamos viviendo hasta el momento, una situación de tipos en negativo”.

Por su parte, Cristina de Marcos, de ING, también ha querido transmitir un mensaje de calma: “El Euríbor puede cerrar el año en un 0,4%. No creemos que nos tengamos que poner nerviosos, ya que el impacto es limitado”. Por su parte, Ana Pitarch, de BBVA, ha señalado: “Actualmente el Euríbor está en un 0,24%. Los tipos subirán, pero menos que la inflación, por lo que no hay que generar alarma”.

¿Es un buen momento para comprar?

La banca también ha coincidido en que es un buen momento para comprar y que no existe riesgo de una burbuja inmobiliaria. En este sentido, Rocío Rodríguez ha destacado: “Desde Abanca consideramos que sigue siendo un buen momento para la compra de vivienda porque, aunque se prevé una subida de tipos, seguimos estando en unos niveles muy aceptables. Además, el alquiler ya está muy estresado en determinadas zonas, lo que hace que el hipotecarse sea una mejor opción”.

Por su parte, Ramon Faura, de CaixaBank, ha manifestado: “Aunque hay ciertos nubarrones, las señales que nos está dando la economía española son muy buenas. La inflación, además, va a contribuir a que aumente el precio de las viviendas y, por lo tanto, minore el porcentaje relativo de la deuda sobre el total del patrimonio en el medio-corto plazo. Por lo que existen buenas circunstancias para adquirir una vivienda”. Asimismo, Ana Pitarch ha apuntado que desde BBVA no se cree que exista una burbuja inmobiliaria: “Estamos en tasas de morosidad mínimas, la banca no está en las mismas condiciones que estaba en 2008”.

¿Qué pasará con la contratación de hipotecas?

Los expertos también han debatido sobre si el actual contexto macroeconómico podría frenar la contratación de hipotecas. Ante este contexto, Cristina de Marcos, de ING, ha explicado que la Reserva Federal estadounidense (FED) ha hecho una subida de tipos histórica y se espera que las subidas se reproduzcan en la Eurozona. “La banca está más que preparada para la subida de tipos. Estoy segura que se van a seguir concediendo hipotecas, ya que las políticas de riesgo no cambian porque suban los tipos”, ha defendido.

Por su parte, Rocío Rodríguez, de Abanca, ha destacado: “Mantendremos productos de tipo fijo y variable porque las subidas que se prevén no serán tan importantes como para dejar de ofrecer las de tipo fijo, aunque los precios sí se verán afectados”. Y ha añadido: “La subida del coste de las materias primas afectará al coste de la vivienda, pero creemos que será un buen año en cuanto a contratación de hipotecas y el último cuatrimestre así lo ha probado”.

De la misma manera, Ramon Faura ha asegurado que desde CaixaBank seguirán ofreciendo hipotecas a tipo fijo y variable, pero “la que más potenciamos es la de tipo fijo”. Asimismo, ha destacado: “Prevemos un fuerte repunte de la demanda extranjera, pero es posible que tengamos restricciones en la oferta de obra nueva a causa de los cuellos de botella. Esto puede hacer que el resultado no sea igual que el año anterior”.

Ana Pitarch, de BBVA, ha comentado que “las expectativas de contratación de hipotecas para el cierre del ejercicio son mejores que en 2021, aunque hay cierta ralentización”.

Previsiones de la banca sobre el Euríbor

“Los pasos de la FED no tienen porqué ser trasladados al Banco Central Europeo. La inflación estadounidense está desbocada y, aunque mete presión, la economía europea es diversa y heterogénea”, ha destacado Ana Pitarch. La Responsable de clientes particulares en BBVA ha vaticinado: “El Euríbor podría llegar al 1,5% en 2023, pero no llegará por encima del 2-3%”. Por su parte, Ramon Faura, ha pronosticado que “probablemente habrá dos subidas de tipos este año y tres o cuatro en 2023”. Asimismo, ha matizado: “Aun así seguirán siendo tipos de interés negativos reales porque la inflación estará por encima”. Finalmente, Rocío Rodríguez ha previsto que el Euríbor cierre en torno al 0,40% en 2022 y que suba en 2023.

Adjuntos