2020-11-18T08:36:49+01:0012 noviembre 2020|

Los datos de transacciones inmobiliarias correspondientes al pasado mes de septiembre de 2020 dados a conocer hoy por el INE, reflejan un leve descenso interanual del 1,1% y representa el séptimo mes consecutivo después de los descensos registrados el pasado mes de agosto (12,1%), julio (32,4%), de junio (34,3%), mayo (53,7%), en abril (39,2%) y el del mes de marzo (18,6%). El descenso registrado en septiembre es el más leve desde la declaración del estado de alarma el pasado mes de marzo que paralizó muchas operaciones de compraventa que estaban en marcha. Es importante recordar que fue el pasado mes de febrero cuando la estadística de compraventas había vuelto a la senda de datos positivos (2,3%), después de seis meses consecutivos de datos en negativo, consecuencia de la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria.

Por tercer mes consecutivo después de la declaración del estado de alarma las compraventas de vivienda en España han superado la barrera de las 30.000 operaciones firmadas. “De hecho, el dato de septiembre se acerca mucho a las 40.000 viviendas firmadas, con un total de 37.839 compraventas, y es un dato muy esperanzador ya que apunta a que, de momento, la demanda de vivienda se ha despertado con fuerza y la leve caída de este mes de septiembre nos puede hacer pensar que en breve podamos empezar a recoger datos positivos en esta estadística”, explica Anaïs López, directora de Comunicación de Fotocasa.

El gran dinamismo con el que se despertó la demanda de vivienda después del confinamiento lo hemos ido viendo en Fotocasa durante estos últimos meses. “Desde el final del estado de alarma tuvimos datos históricos tanto de tráfico como de contactos e indicaba el gran despertar que había tenido la demanda de vivienda. Nunca hemos tenido tanta gente interesada en cambiar de casa”, explica la directora de Comunicación.

De hecho, el informe “Medio año de pandemia: impacto en el sector inmobiliario” muestra una caída de cuatro puntos porcentuales en la participación de los españoles en el mercado inmobiliario (del 31% antes de la pandemia a un 27% en septiembre) pero esta caída viene de la mano de la demanda de alquiler. “De hecho, la demanda de compra está sufriendo un auge sin precedentes y muchos españoles se han pasado a la compra de vivienda. Si antes de la pandemia el 39% de los que buscaban lo hacían en el mercado de la compraventa, este porcentaje ha pasado al 43% en septiembre. La intención de compra de vivienda ha experimentado un crecimiento en seis meses que nunca habíamos visto”, remarca Anaïs López.

Otro dato muy llamativo, y que ya lo vimos el pasado mes de julio, es que a nivel mensual la compra de vivienda crece un 20% respecto al mes de agosto. “El mes de agosto suele ser un mes en el que las vacaciones marcan mucho el cierre de las operaciones de compraventa y este gran crecimiento se explica en que muchas operaciones se han firmado en septiembre, con la vuelta a la normalidad después del parón vacacional”.

Un mes mas se muestra que el descenso registrado en septiembre se debe especialmente a la vivienda usada (7,4%) y que contrasta con el crecimiento de la obra nueva (29,2%). “La vivienda usada ha sido el motor de la recuperación del sector. Siete de cada 10 compradores adquieren una vivienda de segunda mano, aunque nuestros estudios en Fotocasa reflejan cómo el interés por la vivienda de obra nueva se ha duplicado en los últimos años entre los potenciales compradores”, añade Anaïs López. De hecho, un informe publicado por el portal inmobiliario mostraba cómo el 37% de los particulares que compró vivienda en 2019 se decantó por la obra nueva.

Es importante recordar que el perfil del comprador de vivienda después de la pandemia ha cambiado y sus necesidades habitacionales también. Los españoles ahora buscan viviendas más grandes, con zonas exteriores y con más luz natural. Estas características están llevando a la demanda de vivienda a buscar fuera de las grandes ciudades y, de hecho, la demanda de vivienda en zonas periféricas se está disparando en los últimos meses. “Tendremos que ver si el sector inmobiliario es capaz de dar respuesta a esta nueva demanda y si la economía mantiene una evolución razonable esta nueva demanda pueda llegar a concretarse en cierres de operaciones”, concluye la directora de Comunicación.