12 septiembre 2019|

Los datos de transacciones inmobiliarias correspondientes al pasado mes de julio dados a conocer hoy por el INE, reflejan una subida interanual en las compraventas de viviendas del 3,8%, que contrasta con la caída del mes anterior, cuando se registró el peor dato de todo el año (40.961 operaciones).

“Esta ligera subida supone que la caída de junio estaba estrechamente relacionada con la aplicación de la nueva ley hipotecaria, que ha supuesto el retraso de muchas operaciones de compraventa. El mercado se mantiene en una tendencia positiva, aunque en términos mucho más moderados que los que vimos en 2018”, explica Beatriz Toribio, directora de Estudios de Fotocasa.

Toribio considera que esta estadística del INE aún no refleja del todo el efecto de la nueva ley hipotecaria y avanza que se registrará alguna caída más en esta segunda mitad del año “como consecuencia de un contexto económico menos favorable, los efectos de la aplicación de la nueva ley hipotecaria, aunque será puntual, y el proceso de estabilización que está viviendo el mercado. El sector sigue avanzando, aunque a un ritmo más moderado”.

Como ya ocurriera en meses anteriores, la vivienda de obra nueva es la que más crece en términos porcentuales, pero el dato de operaciones de segunda mano (39.354) es el más alto desde enero de 2018 (39.405). “La vivienda de segunda mano ha sido el motor de la recuperación del sector, pero la vivienda a estrenar avanza a un ritmo muy sano desde que arrancó 2019”, añade.

Prueba de esta moderación en el crecimiento también es, según Toribio, que los mayores incrementos de la actividad se registran en regiones como Extremadura, La Rioja o Castilla- La Mancha, donde el precio de la vivienda es más económico. “Las zonas que han liderado la recuperación -Cataluña, Comunidad de Madrid e Islas Baleares y Canarias- muestran un comportamiento más moderado” concluye.