17 enero 2018|

Como ya ocurrió en los dos años anteriores, el mercado del alquiler sigue registrando importantes tensiones en los precios. La demanda supera con creces a la oferta de vivienda en alquiler, lo que explica que el Índice Inmobiliario fotocasa cierre 2017 con un nuevo máximo histórico del 8,9%, la subida interanual más alta de sus 11 años de análisis. Pero a diferencia de ejercicios anteriores, este fuerte repunte se produce en un contexto de recuperación del mercado de compraventa, donde también se registran subidas que no veíamos desde 2006.

Varias son las razones que explican estos fuertes incrementos de precios en los arrendamientos. La primera es que, pese a la consolidación de la financiación hipotecaria y la recuperación económica, son muchos los españoles que no pueden acceder al mercado de la compra. Su única opción es el alquiler, especialmente para los jóvenes. El interés de los inversores por la compra de vivienda para ponerla en alquiler debido a las altas rentabilidades que ofrece este mercado en un contexto de bajos tipos de interés, y el boom del alquiler turístico, también empujan los precios al alza.

A estas razones hay que añadir que, como reflejan diferentes estudios de fotocasa, se está produciendo un cambio de mentalidad de los españoles a favor del alquiler: ya solo 2 de cada 10 españoles creen firmemente que arrendar suponga perder dinero y 4 de cada 10 considera que se está produciendo un cambio de tendencia y cada vez se alquilará más y se comprará menos. Y es que, aunque seguimos siendo un país de propietarios, hemos comprobado que esta forma de vida nos ofrece mayor flexibilidad y libertad en un mundo tan cambiante como el actual.

Según los datos de fotocasa, el precio medio del alquiler no deja de crecer desde mediados de 2015 y ya se sitúa en los 8,15 euros/m² al mes, un valor que nos devuelve a los precios del año 2010. Y a diferencia de los que ocurre con el mercado de la compraventa, las subidas de precios son generalizadas en todo el país.

Pero el panorama cambia sensiblemente respecto al año anterior, ya que solo una comunidad autónoma -Cataluña- cierra el año con un incremento interanual de los precios superior al 10% cuando en diciembre de 2016 eran tres regiones (Cataluña, Baleares y Madrid) las que lo hacían por encima de ese nivel.

El Índice Inmobiliario fotocasa ofrece ya las primeras señales de que el precio del alquiler podría estar empezando a tocar techo en ciudades como Barcelona o Madrid, donde los precios han crecido a un ritmo de dos dígitos en varios distritos durante buena parte del año. 2017 cierra con caídas interanuales en Ciutat Vella y l’Eixample, en el caso de Barcelona, y en el distrito Centro de Madrid, que apuntan a que el mercado se está normalizando.

Estas subidas nos llevan a concluir que, aunque el precio de los alquileres seguirá subiendo durante 2018, lo harán a un menor ritmo que este año.

Beatriz Toribio
Directora de Estudios y Asuntos Públicos de fotocasa