15 septiembre 2017|
  • El 60% son mujeres y el 40% son hombres
  • Madrid, Andalucía y Cataluña son las comunidades que concentran el mayor número de demandantes para compartir vivienda
  • El no poder hacer frente al pago de un alquiler entero es la principal razón que les ha llevado a compartir piso en el último año

 

En España, la media de edad de los españoles que han buscado vivienda compartida en el último año es de 29 años. El segmento de edad que más personas concentra es el comprendido entre los 25 y los 34 años, en concreto el 45% del total. Le sigue el segmento comprendido entre 18 y 24 años, que concentra el 36%, los comprendidos entre 35 y los 44 años (11%), un 6% tiene entre 45 y 55 años y finalmente un 3% tiene más de 55 años. Así se desprende del informe “Perfil de las personas que comparten vivienda”, elaborado por el portal inmobiliario fotocasa entre las personas que buscaron vivienda para compartir en el último año.

Respecto al género, el 60% de los que han buscado piso compartido son mujeres y el 40% son hombres y, mayoritariamente, son de clase social media-alta (32%). Otro 27% es de clase social media, un 16% es de clase social media-baja, un 14% es de clase social alta y finalmente un 11% es de clase social baja. Una característica que comparten todos es que ninguno de ellos tiene hijos a su cargo.

“Este estudio refuerza una tendencia que venimos observando en fotocasa desde hace tiempo, y es que el perfil de persona que comparte ya no es exclusivo de los estudiantes universitarios. Cada vez son más los profesionales cualificados que optan por esta forma de vida ante la imposibilidad o dificultades de los españoles para hacer frente al pago de un alquiler. De ahí que la edad media de la persona que comparte piso roce los 30 años”, explica Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa.

Además, según el estudio, las comunidades de Madrid, Andalucía y Cataluña concentran el mayor número de personas que buscaron vivienda compartida en el último año. En concreto, Madrid concentra el 23%, seguido de Andalucía (18%) y Cataluña (15%). Le sigue la Comunitat Valenciana (13%) y el País Vasco (4%). No es de extrañar que comunidades como Madrid o Cataluña concentró la mayor parte de la demanda de pisos compartidos del último año (38%) ya que, según los datos del Índice inmobiliario fotocasa, son las comunidades más caras para vivir en alquiler, hecho que obliga a muchos españoles a compartir vivienda porque, entre otros motivos, no pueden permitirse pagar un alquiler de manera individual.

“El repunte del precio de los alquileres ha provocado un importante aumento de la demanda de los pisos para compartir, especialmente en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, donde los precios de los pisos compartidos se han incrementado en torno a un 30% con respecto al año pasado”, añade Beatriz Toribio.

El 51% de los que comparten o quieren compartir están viviendo en capitales de provincia, el 29% en ciudades de menos de 50.000 habitantes y un 10% en ciudades de más de 50.000 habitantes.

El no poder hacer frente al pago de un alquiler es la principal razón para compartir

El estudio de fotocasa también muestra los motivos que llevan a los españoles a compartir vivienda. Así, el 54% de los que han buscado vivienda compartida en el último año admite hacerlo porque no se puede permitir pagar la totalidad de un alquiler, un 30% asegura que es una fórmula que se adapta a lo que necesita, un 27% porque prefiere gastar dinero en otras cosas antes que en el alquiler, un 23% que dice que no le gusta vivir solo y prefiere compartir, un 17% que dice que está ahorrando para comprar una casa en el futuro o un 14% que dice hacerlo por comodidad.

Además, el informe analiza la profesión de aquellos que comparten o que están buscando compartir vivienda. El 33% del total son estudiantes, un 18% son empleados de oficina, un 10% son mandos intermedios, otro 10% son profesionales (abogados, médicos…) y un 8% son empleados con trabajo fuera de la oficina y obreros cualificados.

La mayoría comparte o busca compartir con dos personas (39%), un 29% con tres personas, un 23% con una persona y un 10% con cuatro o más personas.