25 julio 2018|

Gracias a la recuperación del sector, en los últimos años la obra nueva ha retomado parte del protagonismo que había perdido a raíz de la crisis. En el primer trimestre de 2018, se realizaron 22.299 compraventas de vivienda nueva, muy lejos aún de las más de 100.000 de segunda mano, pero se trata de un 15,4% más que el último trimestre de 2017 y el mejor dato que registraba la estadística trimestral del Colegio de Registradores en los últimos tres años.

Las buenas perspectivas económicas, la confianza e interés que despierta el mercado de la vivienda fuera y dentro de España, y la escasez de oferta de vivienda nueva en determinadas zonas de nuestro país auguran que estos datos seguirán esta tendencia alcista.

Pero para ajustar la oferta, debemos conocer bien la demanda. Y en especial, la demanda del ciudadano medio español, que será quien determine el ritmo de crecimiento del mercado inmobiliario en los próximos años.

En ello se centra este informe, El perfil del comprador de obra nueva 2017-2018, que como el resto de estudios que se engloban dentro del proyecto Fotocasa Research, analiza el comportamiento de la demanda del particular con el objetivo de conocer quién se plantea la compra de una vivienda de obra nueva, dónde, por qué, con qué dificultades se encuentra y cuáles son las características principales que se demandan de esa vivienda a estrenar.

Los datos que presentamos a continuación confirman que no solo existe un mayor interés entre los compradores españoles por la adquisición de una vivienda nueva, sino que además aumenta de forma considerable (del 8 al 15%) el porcentaje de potenciales compradores que únicamente consideran la vivienda de nueva construcción entre sus opciones de compra. Un dato que está relacionado con esa demanda latente que en los últimos años no acababa de salir al mercado como consecuencia de la situación económica, pero también de la falta de una oferta que se adecuara a sus necesidades o preferencias.

La compra de obra nueva adquiere especial relevancia en la Comunidad de Madrid y Cataluña, donde se concentran el 46% de total de compradores que en el último año adquirió una vivienda nueva y el 45% de los que consideraron este tipo de vivienda en sus planes de compra.

Aun así, los datos de fotocasa reflejan -en línea con las estadísticas oficiales- que la vivienda de segunda mano es la opción por la que finalmente se decantan el 58% de los compradores que consideraron ambas opciones. ¿La razón? El precio. El 76% de este colectivo asegura que la principal dificultad con la que se encontraron en la búsqueda de una vivienda, fueron los elevados precios de la misma.

Y entre los casi 6 de cada 10 compradores que descartaron la adquisición de una vivienda de obra nueva pese a habérselo planteado inicialmente, el precio (50%) y la escasez de oferta de vivienda a estrenar en localizaciones de interés (45%) son las razones por las que finalmente se decantan por la vivienda de segunda mano. Es decir, hay un porcentaje importante de compradores interesado en obra nueva que acaban adquiriendo segunda mano porque la oferta de obra nueva es escasa o muy cara.

Todo esto nos lleva a concluir que la oferta actual de vivienda de obra nueva no abarca la demanda potencial que existe en la población española, lo cual es una buena noticia para el sector promotor. Pero, éste ha de tener en cuenta que esa oferta ha de adaptarse en precio a una demanda particular que aún no ha recuperado el poder adquisitivo que perdió durante la crisis y con unos sueldos que no se recuperan al ritmo que lo hace la vivienda.

Beatriz Toribio
Directora de Estudios y Asuntos Públicos de fotocasa
@toribiobea